martes, 9 de diciembre de 2008

LEYES QUE FALTAN: Ley "Solamente una vez"






A partir de la información que leí en el sitio de Crisol Plural, me entero de que los diputados de Aguascalientes se han regalado, muy sufridos los muchachos, un carrote Jetta de navidad, eso sí, modelo austero por aquello de la crisis. Se encuentran ahí mismo algunos comentarios que no hacen sino demostrar el ardor de ciudadanos que no son honorables (porque no son del H. Congreso, obvio) y el poco aprecio que tienen por la difícil y arriesgada profesión de nuestros egregios representantes.

No, señoras y señores, no hay que denostar a nuestros nobles e inefectivos políticos. El problema, reconózcanlo, no es que los diputados, locales y federales, ganen muchísimo dinero. El verdadero problema es que nosotros no somos diputados locales ni federales (cuanti menos senadores) y por lo tanto, no somos nosotros los que ganamos todo ese infame dineral.

Pensando en esto, aquí en nuestra recién iniciada sección "Leyes que faltan" se propone la siguiente iniciativa de ley, tomando como inspiración al flaco de oro Agustín Lara, la hemos llamado ley de "Solamente una vez". Es una propuesta asaz sencilla, consiste en que, tanto a nivel municipal, como estatal y federal, solo se permitirá ocupar un puesto de elección popular en la vida. Esto es, si ya fuiste diputado local, nada de andar en el trapecio para ver si sales de Presidente Municipal, de igual forma, se acabará con aquello de que uno se pasaba del Senado a la Cámara de Diputados y viceversa. Con esta ley, los políticos tendrán que tener muy claro a cuál puesto le tiran, porque solo se valdrá uno, así que necesitarán asegurarse de que le peguen al bueno.

Esta iniciativa, además de librarnos del agobio de tener que estar viendo las mismas caras durante décadas (digo, ¿desde hace cuanto tiempo estamos teniendo que ver a Héctor Hugo Olivares?) nos permitiría un acceso más democrático a las mieles del presupuesto, al obligar a los políticos de siempre a buscar solamente puestos en gabinetes, nos quedarían más puestos de elección popular libres a los demás mortales. Claro, nosotros también estaríamos limitados a un sexenio o trienio, pero en realidad si alguien necesita más dinero después de estar ahí, es que, o es un despilfarrador, o no tiene llenadera.



¿Y seremos todos buenos diputados? me preguntarán. A esto, honestamente solo les puedo responder con otra pregunta: ¿En realidad creen que ustedes lo harían peor?


Yo tampoco